“El Yerberito” de Acanceh: Edelmiro Medina; ha curado a la mamá del zapatista Marcos “El Yerberito” de Acanceh: Edelmiro Medina; ha curado a la mamá del zapatista Marcos
“El yerberito llegó" como cantaría Celia Cruz es su canción de Edelmiro Medina Castillo, “Don Cuco”, quien a sus 83 años conoce las propiedades... “El Yerberito” de Acanceh: Edelmiro Medina; ha curado a la mamá del zapatista Marcos

ACANCEH, YUCATÁN, A 6 DE MARZO DE 2017.— “El yerberito llegó” como cantaría Celia Cruz es su canción de Edelmiro Medina Castillo, “Don Cuco”, quien a sus 83 años conoce las propiedades curativas de las hierbas.

Dos veces estuvo en Chiapas, en la Selva Lacandona, para atender a la mamá del “Comandante Marcos” y para celebrar una boda tradicional. También ha dado curso en el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) a parteras.

Algunas de las hierbas medicinales son:

“La teresita”, para reumatismo y dolor de cabeza; “Chamico”, llagas y diabetes; “Virginia”, circulación de la sangre y mal aliento; “Cicil” y “cempasúchil”, vómito y diarrea; “Riñosan”, limpia los riñones; “Xcombonché” o “sikilte”, llagas, cortadas o para la picadura de una culebra, sólo se usa la resina; “Maguey morado”, para el aseo de la mujer, miomas o el flujo.— José Alfonso Ávila Perera

En su casa cultiva el “balché”, para hacer las bebidas de la ceremonia maya, gripe y catarro; “Carolina” o “buganvilia”, el tallo con la flor del nance lo usa para la bronquitis y catarro; “Huevo de perro”, hojas largas que sirven para la calentura, se unta un poco de vaporub y se le amarra en la frente a la persona, suda la calentura.

También “Pamela”, para diabéticos y para limpiar los riñones, se come natural; “Toronja morada”, para los diabéticos; “Neem”, para diabéticos y cirrosis, se mascan las hojas; “Maluco”, para los riñones, para las mujeres que tienen miomas, flujo o quistes en la matriz; “Pepita del aguacate”, sirve para bajar de peso, con la cuarta parte licuado con un litro de agua se toma con un poco de miel; “Guayaba”, la utiliza para la disentería o diarrea.

Recordó que el secreto de las hierbas y frutos los aprendió de abuelo “Capitán Castillo”, quien renunció a su puesto como capitán en Ciudad de México y vino a vivir en Santa Cruz, Yucatán, en la época de la Guerra de Castas.

También tiene un libro negro que se lo han querido comprar, pero no lo vende.

Comenzó a sobar desde cuando jugaba béisbol, trabajo que le hizo también a otros peloteros.

Dijo que a cualquier hora que va un paciente lo atiende, “hasta en la madrugada”.

Con Acento

No comments so far.

Be first to leave comment below.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *