Patricia es un claro ejemplo de que ella se equivocó, pero en la cárcel se corrigió Patricia es un claro ejemplo de que ella se equivocó, pero en la cárcel se corrigió
Los muros del Centro de Reinserción Social (Cereso) de Mérida y los ocho año de internamiento que Patricia J. D. pasó dentro de... Patricia es un claro ejemplo de que ella se equivocó, pero en la cárcel se corrigió

MÉRIDA, YUCATÁN A 7 DE OCTUBRE DE 2016.- Los muros del Centro de Reinserción Social (Cereso) de Mérida y los ocho año de internamiento que Patricia J. D. pasó dentro de él, nunca limitaron el sueño de tener su negocio de cocina económica una vez recuperada su libertad, proyecto que hoy es una realidad con el apoyo que recibió del Gobierno del Estado.

Patricia, junto con otras 24 personas, quienes al igual que ella estuvieron un tiempo en alguno de los tres centros penitenciarios de la entidad, recibieron este día herramientas y equipo necesario para emprender sus iniciativas de autoempleo. Dichos apoyos les fueron entregados por la subsecretaria de Prevención y Seguridad Pública, Martha Góngora Sánchez,  en representación del titular del Poder Ejecutivo, Rolando Zapata Bello.

Vecina de la colonia Pinzón II, del rumbo de Chuburná de Hidalgo de esta capital, la mujer recordó que apenas el pasado 10 mayo recobró su libertad, luego de pasar ocho años de reclusión acusada del delito de fraude. Ella pensó que iba a ser difícil comenzar de nuevo, pero en el Patronato de Asistencia para la Reinserción Social del Estado (Parsey) encontró una luz de esperanza.

‘Me acerqué al Patronato, presenté mi solicitud de lo que necesitaba y la verdad nunca creí que me lo darían. Hoy me siento muy agradecida porque este apoyo representa una oportunidad de corregir un error que cometí, pero del que he aprendido y me ha hecho más fuerte para conseguir lo que me propongo’, comenta la madre de dos jóvenes, un varón y una mujer.

Actualmente, Patricia está asociada con unas parientes, con quienes trabaja en la lonchería ‘Las primas’, dedicado a la venta de antojitos como empanadas, panuchos, salbutes, caldos, vaporcitos, bolis y granizados. Con las ollas, licuadora, cuchillos, tanque de gas, mesa y fogones que recibió, comenzará a vender raciones de comida casera.

Con Acento

No comments so far.

Be first to leave comment below.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *