Los católicos tienen la obligación de apoyar a los migrantes Los católicos tienen la obligación de apoyar a los migrantes
El arzobispo de Yucatán, Gustavo Rodríguez Vega, declaró durante el Seminario Latinoamericano sobre Migración, Refugio y Trata de Personas Declaración de Honduras que se... Los católicos tienen la obligación de apoyar a los migrantes

MÉRIDA, YUCATÁN, A 8 DE NOVIEMBRE DE 2016.– El arzobispo de Yucatán, Gustavo Rodríguez Vega, declaró durante el Seminario Latinoamericano sobre Migración, Refugio y Trata de Personas Declaración de Honduras “Porque anduve forastero y me recibiste”, que se celebró en Brasil, que los católicos deben asumir una actitud de acogida y hospitalidad para con los migrantes, retornados, solicitantes de asilo, refugiados y víctimas de trata y tráfico de personas y sean ellos los protagonistas del cambio.

En la reunión internacional de Cáritas Latinoamericana de la semana del 2 al 7 de noviembre en Sao Paolo, Brasil, señaló que las religiones, iglesias y en particular nuestras comunidades católicas están obligadas por mandato divino a promover y dar ejemplo de acogida y hospitalidad.

Indicó que hay que dar especial atención a los niños y niñas migrantes, eliminando de raíz la práctica de ingresarlos en los centros de detención, y muy por el contrario asegurar que puedan experimentar la hospitalidad y el disfrute pleno de sus derechos.

Señaló que para ofrecer una atención más integral es menester incrementar la colaboración, articulación y las gestiones conjuntas entre instituciones de la sociedad civil que acompañan personas migrantes, desplazadas, refugiadas y víctimas de trata.

Dijo que somos testigos de la grave situación que viven millones de hermanos y hermanas nuestros que se han visto forzados a emigrar encontrando muros físicos, políticos, religiosos, culturales en lugar de puertas abiertas.

Los migrantes centroamericanos son tierra fértil para desarrollarse y se aprovecha de los migrantes para explotarlos y lograr sus fines criminales. Los empresarios también se aprovechan para pagarles bajos salarios.

Indicó que en América Latina y El Caribe urge un replanteamiento profundo de los sistemas políticos y económicos causantes de los movimientos forzados. Es necesario realizar una revisión profunda del sistema capitalista neoliberal que antepone el mercado a la persona humana, como lo ha propuesto el Papa en la Encíclica Laudato Si. El sistema actual no ofrece condiciones para una vida digna para la mayoría de la humanidad. Debemos abocarnos a la búsqueda de un orden internacional que pueda ofrecer a toda persona el mínimo necesario para una vida digna: tierra, techo y trabajo.

Con Acento

No comments so far.

Be first to leave comment below.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *